Siguatepeque, Comayagua.

Kelvin Eduardo Durón López cerraría su trayectoria académica en la carrera de Ingeniería Agrónoma realizando el último día de su práctica profesional en una empresa de Siguatepeque, sin embargo, esos sueños fueron apagados por la violencia.

El joven de 23 años, estudiante de la Universidad Nacional de Agricultura (UNAG), asistió el sábado por última ocasión a su sitio de práctica en esa ciudad del centro de Honduras.

Tras varios meses de práctica profesional, el joven se preparaba para recibir su título académico universitario, pero al retirarse a eso del mediodía para ayudar a su padrastro con trabajos de albañilería y, posteriormente, en la noche, salir a comprar jugo y golosinas, fue atacado por hombres fuertemente armados.

Kelvin Eduardo estaba comprando en una pulpería (tienda de abarrotes), cuando desde una camioneta en marcha dispararon contra varios jóvenes que consumían bebidas alcohólicas a inmediaciones del local comercial.

El estudiante universitario intentó correr y escapar de la ráfaga de balas, pero los gatilleros le apuntaron a él, confundiéndolo con uno de sus objetivos, según el relato de familiares.

El estudiante perdió la vida casi al instante.

En el hecho, ocurrido en la colonia Sinaí de ese municipio, también murió Dorian Jared Ramírez Graneros (19), quien fue deportado desde Estados Unidos hace un mes, aproximadamente.

DolorEl padre del estudiante, Mauro Durón, relató entre lágrimas que «él era un muchacho de bien, un hijo ejemplar, sin vicios y un estudiante de excelencia académica en su universidad».

Contó que su hijo, como consecuencia del desempleo, le dieron una plaza de empleo en la empresa exportadora de café donde realizaba su práctica.

El joven iniciaría sus labores como colaborador de esa empresa en los próximos días.

Kelvin Durón será sepultado en San Jerónimo, Comayagua, este lunes, acompañado por familiares y amigos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.