20 años de cárcel reciben hombres que mataron a Magdaleno Meza en El Pozo

Tegucigalpa, Honduras.

Un tribunal de sentencia impuso una pena de 20 años de prisión a cuatro hombres por haber asesinado a Magdaleno Meza Fúnez, también conocido como Nery López Sanabria, hecho ocurrido el 26 de octubre de 2019 dentro de la cárcel de máxima seguridad conocida como El Pozo, en Ilama, Santa Bárbara.

“El Ministerio Público y la defensa técnica de los imputados llegaron a un acuerdo, es por ello que no se desarrolló el juicio y se impuso la pena de 20 años de cárcel, más las penas accesesorias de inhabilitación absoluta e interdicción civil”, dijo Lucía Villars, vocera de los juzgados capitalinos.

Se trata de José Luis Orellana Canales, Víctor Manuel Pavón Prieto, Ricardo Adalid Martínez Argueta y Ricardo Antorio Gutiérrez García.

Todos ellos quedaron en avidencia producto de la grabación de cámaras de seguridad instaladas al interior de la prisión.

De acuerdo con la relación de hechos, el asesinato de Magdaleno Meza se produjo en uno de los módulos de máxima seguridad y sucedió cuando el director de la cárcel daba información al fallecido, luego se dio la orden de abrir uno de los portones, desde donde salió el imputado José Luis Orellana Canales con una pistola disparando contra la humanidad de Meza.

Posteriormente Víctor Manuel Pavón Prieto, Ricardo Adalid Martínez Argueta y Ricardo Antonio Gutiérrez García, armados con cuchillos, intimidaron al director y a los custodios y luego infirieron una serie de heridas contra Magdaleno Meza.

Relacionada: Video muestra la muerte sangrienta de Magdaleno Meza Ricardo Martínez, alias El Tuy, acusado de asesinato, amenzó con un cuchillo a custodios que estaban cerca de Magdaleno Meza el día en que fue asesinado; Víctor Pavón, alias El Pelón, recluido ya por dos asesinatos y robo agravado continuado, apuñaló varias veces a Magdaleno; Ricardo Gutiérrez, alias El Berro, señalado por dos asesinatos y un homicidio simple, también andaba una arma blanca el día en que mataron a Magdaleno; José Orellana, alias Ninguno, disparó contra Sanabria.

Magdaleno Meza Fúnez fue abatido a tiros y cuchilladas epor otros privados de libertad.

Producto de los múltiples disparos también resultaron heridos el recluso Fermín Alberto García Isaza, de nacionalidad colombiana, y el policía militar Elías Natán Castillo Santos.

Ante lo acontecido, uno de los abogados de Magdaleno Meza culpó al Gobierno de Honduras por este asesinato, ya que en reiteradas ocasiones solicitó el traslado de su cliente a otra cárcel debido a que ya había sido víctima de ataques.

Magdaleno MezaFue capturado el 6 de junio de 2018 en la carretera de occidente, cerca de Naco, junto a su esposa Ericka Julissa Bandy y tres de sus trabajadores.

Se trasladaban en dos carros blindados al momento de ser interceptados.

Cuando se registró la captura le decomisaron 11 libretas que contenían apuntes que fueron mencionadas por el agente antidrogas Miguel Reynoso en el juicio en Nueva York contra el exdiputado Juan Antonio Hernández, quien finalmente de condenado a cadena perpetua.

Lea: Magdaleno, de mandadero pasó a ser el hombre fuerte de los Valle Magdaleno Meza era socio de los hermanos Valle Valle, quien, según los informes investigativos, al momento de su captura dirigía las actividades del cartel, su especialidad era el transporte de droga en lanchas por el departamento de Gracias a Dios.

Estaba acusado de los delitos de lavado de activos, uso indebido de nombre y almacenamiento ilegal de uso de armas de fuego de uso prohibido, por lo que tenía la medida de prisión preventiva.

Después de fingir su muerte en 2016, Magdaleno hizo tres intentos para fugarse de la cárcel de máxima seguridad de El Pozo, en Ilama, Santa Bárbara.

El narcotraficante fingió su muerte montando un falso entierro donde asistieron pocas personas y mostraron una fotografía de un cadáver en un ataúd para hacer creer que había sido sepultado.

López Sanabria registró su muerte en el Registro Nacional de las Personas (RNP) y se identificaba con una cédula con el nombre de Magdaleno Meza Fúnez.

La posición que tenía en la organización del narcotráfico conllevó a que este amasara una gran fortuna que le permitió comprar suntuosas casas y darse lujos pues era ostentoso.