Choloma“Vive allí, pero en esa casa no hay nadie”, expresaban ayer los vecinos de Wilmer Alexander Melgar en la residencial Los Castaños al preguntarles si tenían referencia del acusado de quemarle las manos a su hija de siete años.

Los moradores dijeron que desde que fue detenido el domingo Melgar no regresó a su casa donde vivía con sus hijos y su compañera de hogar, la cual llegó a traer sus cosas después de que se dio la captura.

“Nosotros mirábamos que era un padre responsable porque siempre les traía los alimentos a sus hijos y nunca escuchamos maltrato a los niños”, relataron los entrevistados.

Entre los vecinos hay compañeros de trabajo de Melgar, quienes lo describieron como un hombre callado y responsable en su trabajo.

Dijeron que él trabaja como supervisor de calidad en una fábrica de textiles en Choloma.

Indicaron que Melgar y su familia llegaron a vivir a la colonia unos dos mese antes los huracanes Eta y Iota.

En la fábrica que labora Melgar, el personal de seguridad informó que ayer estaba libre y que no tenía autorización para dar más información de él.

Wilmer Alexander Melgar fue capturado el domingo luego que las autoridades policiales recibieran la denuncia que le había quemado las manos a su hija.

Melgar fue acusado por la Fiscalía en los juzgados por los delitos de maltrato familiar agravado y lesiones en perjuicio de la menor de siete años; pero fue dejado en libertad con medidas sustitutivas a la prisión.

En la acusación se manifiesta que el encausado le quemó las manos a su hija porque no quería hacer las tareas de la escuela.

Pero el Ministerio Público en un comunicado señaló que la madrastra de la niña les indicó que los maltratos que sufría eran porque “se negaba a que la filmara haciendo videos pornográficos, los que posteriormente vendía”.

Agregaron que aunque el requerimiento fiscal refiere el delito de maltrato familiar agravado, los investigadores se encuentran en proceso de recabar indicios y pesquisas sobre las denuncia interpuesta por la madrastra de la pequeña.

Wilmer Alexander Melgar Sánchez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.