Unos 60 puestos destruyó el incendio registrado anoche en barrio Concepción

San Pedro Sula, Cortés.

Al menos 60 puestos resultaron severamente dañados a raíz del incendio de grandes proporciones suscitado en horas de la noche de ayer sábado en la 2 avenida, entre la 6 y 7 calle del barrio Concepción.

El Cuerpo de Bomberos informó que de los puestos afectados por la llamas, unos estaban a orilla de calle y otros en la parte de un edificio, donde en la parte baja había puestos comerciales y en la segunda planta funciona un hotel.

Los bomberos usaron aproximadamente 80,000 galones de agua para contrarrestar el fuego que se extendía con fuerza mientras destruía varios puestos de venta de comida y ropa.

Puede leer: Cámaras captan a conductor de pick up cuando se estrella en Ocotepeque El feroz incendio comenzó a eso de las 9:00 pm y tras ser alertados, bomberos de la ciudad y de los alrededores se desplazaron rápidamemte en varias unidades hasta el sitio para poder disuadirlo y evacuar a las personas que se encontraban en el lugar por la exposición de riesgo.

Momento en que los bomberos luchaban para controlar el voraz incendio.

Ciudadanos que estaban hospedados en las cercanías, salieron rápidamente de la zona, en tanto, comerciantes dueños de algunos de los locales, intentaron sacar algunas pertenencias para evitar que resultaran quemadas.

También: En allanamiento detienen a cuatro personas con dinero y drogas en Choloma Las autoridades detallaron que hubo pérdidas millonarias producto del siniestro, pero no personas fallecidas, tampoco se conoce hasta ahora la causa exacta que detonó el incendio estructural, el cual duró más de una hora.

Bomberos estiman que en términos generales, la mayoría de los incendios estructurales son producidos por desperfectos eléctricos, derivados del poco mantenimiento en los sistemas eléctricos, sobrecarga de las regletas o por no estar atentos a desconectar los equipos.

“Hemos quedado en nada, el fuego consumió todo, en mi caso vendía ropa y reparaba celulares.

Ojalá el Presidente nos pueda ayudar al mirar cómo quedamos, ya que vivimos de lo que hacemos en el día a día, de acá subsisten nuestras familias y pagamos los préstamos”, relató con rostro desencajado Francisco Reyes.

Imagen del dolor humano que desencadenó el incendio mientras consumía todo lo que encontraba a su paso.