Niña muere tras golpearse cabeza en aspas de molino

TEGUCIGALPA.

Apenas tenía diez años, cursaba el quinto grado y su sueño era convertirse en maestra.

Odalis Azucena Mejía Ramírez (de 10 años) ya no podrá cumplir las metas que se había propuesto, pues en un segundo un accidente acabó con su vida.

La tarde del domingo, la niña, que se encontraba con su madre, se acercó a las aspas de un molino de procesar café y su cabello se enredó e impactó la cabeza contra la base de metal.

De inmediato fue trasladada al hospital Gabriela Alvarado de Danlí y de allí remitida al Materno Infantil en la capital.

La tragedia ocurrió en su vivienda, ubicada en la comunidad de Azabache, Villa Santa, Danlí.

La guerrera luchó por su vida durante cuatro días, pero lamentablemente, a pesar de los esfuerzos de los médicos, falleció a las 3:30 pm.

El fuerte impacto que recibió Odalis Azucena en la cabeza le provocó graves daños en el cerebro y no soportó las intervenciones quirúrgicas.

Consternado, Mario Mejía, padre de la menor, contó que Odalis Azucena era la penúltima de sus hijos, cursaba el quinto grado en la escuela Juan Ramón Molina y era de las mejores del grado.

“Esto fue por un accidente, pues la mamá de mi hija estaba moliendo café.

Se le enredó el pelo y pegó la cabeza con la base del metal”, dijo llorando su padre.